¿QUÉ ES EL TEIDE?

EL TEIDE, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Parece un lugar de otro mundo pero lo cierto es que el Teide está situado en el centro de Tenerife: coladas de hace más de tres millones de años, conos volcánicos, estratos y rocas milenarias extendiéndose por la gran caldera de Las Cañadas en un entorno dominado por la lava. Así es el Parque Nacional del Teide, donde se levanta el pico más alto de España y el tercer volcán más grande del planeta. Una imagen apabullante y mágica que conquista por sus colores y formas retorcidas. Y es que nunca un paisaje desolador fue tan hermoso.

Teide

Todo alrededor de este volcán de 3.718 metros de altura es desértico y adusto pero de una belleza brutal que no deja indiferente a nadie. Su excepcional paisaje de volcanes y formas eruptivas poco comunes, sus asombrosos contrastes y fenómenos naturales tan maravillosos como el mar de nubes hicieron que la Unesco lo declarase Patrimonio de la Humanidad en 2007. A eso hay que añadir otra poderosa razón que hace del Teide un lugar único en el mundo: es, sin duda, el mejor sitio para identificar las fases evolutivas de la Tierra, con tan solo contemplar cómo cambia de apariencia y color el extraordinario entorno de este estratovolcán, nacido en el interior de una placa y no en sus márgenes.

Cómo se formó el volcán y pico más alto de España

Teide

El Teide no solo es el parque nacional más visitado de España y de Europa. Es una de las manifestaciones más espectaculares del vulcanismo mundial, que se formó hace 120.000 años, tras el deslizamiento del primitivo volcán Las Cañadas.

Teide

Erupción tras erupción, las sucesivas capas de lava lo fueron elevando hasta los 3.718 metros de altura, por eso es lo que se conoce como un estratovolcán. Con el segundo pico más alto de Tenerife, el Pico Viejo, forma el estratovolcán Teide-Pico Viejo, un volcán muy joven si se tiene en cuenta que la caldera de Las Cañadas en la que se levanta tiene más de tres millones y medio de años.

Teide

Este asombroso anfiteatro natural de 15 kilómetros de diámetro, ‒una de las calderas más grandes del mundo‒, se fue rellenando con materiales procedentes de las distintas erupciones volcánicas, que originaron un paisaje tan indómito como espectacular: Montaña Blanca, los Roques de García (uno de los lugares más visitados), Montaña Rajada, Montaña Mostaza o el Llano de Ucanca, que regala algunas de las mejores vistas del Teide.

Teide

Del colorido dispar y maravilloso tienen la culpa los materiales y minerales: los matices blancuzcos y amarillos de la piedra pómez, los tonos rojizos y negros propios de la oxidación natural que esculpen las piedras basálticas del malpaís, o el brillo negro de la obsidiana. Perfiles, formas y colores de una riqueza geológica excepcional que atraen cada año a más de tres millones de personas.

Las 10 especies más icónicas de Las Cañadas del Teide

La paleta de colores del Teide no sería la misma sin su rica y variada vegetación, compuesta por más de 60 especies autóctonas. La vida por encima de los 2.000 metros de altura es posible, y la prueba de que el Parque Nacional del Teide es la mejor muestra de ecosistema volcánico de alta montaña existente en Canarias es que en sus suelos de coladas de lava viven especies de animales, la mayoría invertebrados, aunque también hay vertebrados muy peculiares.

Haz altos en el camino para descubrir cómo la vida se abre paso en este entorno inhóspito y, aunque son muchas más, descubre sus 10 especies de fauna y flora más icónicas:

Cinco cosas que no sabías sobre el Teide

A pesar de que se sabe casi todo de este volcán al que los aborígenes canarios llamaban Echeyde y consideraban una montaña sagrada, el Teide encierra algunos secretos y curiosidades que deberías conocer:

svg-icon

En el parque se encuentran más de 1.000 yacimientos arqueológicos que datan de la época guanche.

svg-icon

La base del Teide se forjó en 40.000 años, geológicamente un intervalo de tiempo muy corto.

svg-icon

Sus terrenos son unos de los más fértiles del planeta, ya que las cenizas de los volcanes aportan excepcionales nutrientes al suelo.

svg-icon

Las erupciones volcánicas del Teide nunca han registrado víctimas humanas.

svg-icon

Sus formas eruptivas son muy raras si se comparan con las del resto de volcanes.